Doblajes (julio 2014)

Finalizado el proyecto de “Bragon Dall UF“, asistí a una quedada del grupo Doblaje Amateur y me animé a colaborar en más prácticas suyas. Hoy traigo las que han contado conmigo entre sus voces a lo largo del mes de julio.

Comienzo con una escena en la que se me escucha de narrador dos segundos. ¡Pero eh! ¡El primero!

Hunter X Hunter – La promesa rota (Take) from Rosa B Iglesias on Vimeo.

 

A continuación, un breve corto 3D en el que interpreto (en off) al padre de un niño que sólo pide una cosa. Algo que parece que nunca ha recibido.

 

Este papel es breve pero intenso. Es el ladrón arrepentido del minuto 1:20.

Animal Crackers

Ojalá hubiera podido colaborar en esto. Es un doblaje de unos colegas. ¡No parece amateur!

Rubén —– PAJ.NEGRO 1 / MARSUPIAL 2
Jesus —— PAJ.BLANCO 1
Alvaro Polo —– ORANGUTÁN / PAJ.BLANCO(RISAS) / CISNE 2
Neto Doblaje —- PAJ.BLANCO (RISAS) / BÚHO 1
Mark Marley —- CASTOR(ALAN) / CISNE 1 / ARDILLA / PAJ.MICHAEL JACKSON
Olivia Doblaje —- JIRAFA MUJER / PAJ.VERDE
Salvi Garrido —– JIRAFA HOMBRE
Zepekeño —— MARSUPIAL 1 / FLAMENCO 1
Izan —— FOCA 1
Rosa B Iglesias —– FOCA 2
Lara Baladrón —– FOCA MADRE
Víctor González —– MONO DENTISTA / CONCIENCIA
Dituyí ——- MONO PACIENTE / FLAMENCO 2
Chema —— SID
Pablo Díez —– BÚHO 2

“Bachteria” (cutrometraje)

Participé en el corto de un amigo. Era el muerto.

El primer día de grabación madrugamos para hacer el gañán hasta el mediodía. El frío se chupó media batería de mi cámara, y el Full HD la otra.

Media semana después, un martes por la tarde, proseguimos en el Centro de Juventud de Alpedrete. Todo facilidades. Recreamos en un par de salitas las estancias de investigación, y el desván nos dio la escena final. Mientras, iba pidiendo una sala apartada de la Biblioteca Municipal Miguel Hernández de Collado Villalba para el jueves. El último día de grabación.

Cualquiera diría que cuando tienes sueño es más fácil hacerse el muerto, pero tiene su ciencia. No se trata de ponerse rígido, sino de liberar los músculos de todo impulso consciente… Salvo cuando te agarran para moverte: ahí debes ser un trozo de madera. En el plano en el que levantan mi cuerpo de la mesa y lo dejan caer, se me ocurrió que podía escupir sangre. Por supuesto, en una comedia en la que un hombre muere por exceso de cafeína era exagerado, pero sí que podría funcionar que escupiese café. No obstante, en el impacto mi gorro tapó la eyección bucal de fluidos, y como no quedaba más capuccino, el gag se quedó como anécdota privada. Da igual, de todos modos ese café sabía espantoso.

Al día siguiente caí en un detalle del guión que a lo mejor podría ser considerado extraño, así que propuse un breve plano y llegué a animarlo en flash:

Un par de semanas después, volvimos a reunirnos para finiquitar la pospo. Hacía falta doblar gran parte de las escenas debido a la mala acústica. Era la primera vez de la protagonista, Alba, pero se defendió de un modo admirable.

bachteriaY aquí estamos, con la reunión de las mejores tomas falsas. Un recuerdo gratísimo de cómo SÍ hacer un corto.

III Maratón de Microrrelatos de Navacerrada

La espalda de un escritor es así.

La espalda de un escritor es así.

Este sábado fui al III Maratón de Microrrelatos de Navacerrada. Se ha convertido en una costumbre anual. No se hace repetitivo porque en cada edición cambian algo en las bases sin avisar. Lo único que no cambia es ir con Gloria en su coche. El primer año llegué a la Segunda Ronda. El año pasado quedó ella en el tercer puesto, y yo me retiré al inicio porque cambiaron un procedimiento de modo imprevisto y a mí me había tocado la silla rota. Me di prisa en inscribirme.

¡Turbocaligrafía! Me adjudicaron el número 1. Se tarda menos en escribir, es un tajo vertical y ya. Me senté al fondo para evitar distracciones. Delante de mí se sentó el 2. A mi izquierda, una joven con el pelo de un castaño tan claro, que cuando en la Primera Ronda se confundió con las instrucciones de la presentadora, la llamaron La Rubia.
Cuando en una eliminatoria de 30 se descartan 16 personas en vez de 15, se resiente la sonrisa un rato.

IMG_1819 2 (Small)

Durante el descanso se sirvió café. Yo había tomado ya uno en la cafetería de abolengo que hay al lado, por lo que apenas me limité a catar un par de galletas, madalenas, y patatas fritas. Y más madalenas. Café no, que se me sube.

Los verdaderos protagonistas de la mañana.

Los verdaderos protagonistas de la mañana.

Hablé con un hombre de unos 40 años a quien todos acabamos llamando El Chico. Según me contaba, traía memorizados varios microrrelatos. No es mala iniciativa, si no fuera porque te dan un pie de comienzo en el momento: «Los años te atropellan mientras…» Con eso no puedes traer nada preparado. Yo incluso me pregunté durante unos segundos si podría empezar algo con eso. Pongamos un ejemplo. En este concurso debes escribir entre 100 y 120 palabras, pero como ejemplo valdrá. Pon que escribes esto en tu casa:

«Oh, monstruo radiactivo,
aléjate, aléjate de mi ciudad,
deja de masticar las astillas del embarcadero,
oh.»

Ahora, intenta que quede bien con el pie de empiece y además incluyendo dos palabras que te dan en el momento. Este año, las de la Primera Ronda fueron cremallera y boli:

«Los años te atropellan mientras
el monstruo radiactivo escupe fuego
como tinta de un BOLI.
Yo me subo la CREMALLERA
para que no me chamusque. Oh.»

No es lo mismo.

 

¡Revistas! ¡Revistas frescas!

¡Revistas! ¡Revistas frescas!

Aunque La Rubia se fue, Gloria y yo la defendimos. Una sugerencia de mi colega fue oída: para pasar a limpio los cuentos, retiraron las plantillas de líneas discontinuas (agradezco la buena intención de diseño, pero eran casi invisibles) y se procedió a pasar a limpio en iguales plantillas de cuadrícula.

Se iban a enumerar los participantes que pasarían a la siguiente fase eliminatoria, empezando desde el uno.
—Uno.
¡Pasé a la Segunda Ronda! Puse el puño en plan III AM THE CHAMPION, y cuando escuché el número de Gloria —Cinco—, volví a ponerlo en plan WEEE ARE THE CHAMPIONS.

Cruzando la pasarela.

“Así que esto es lo que siente Thor cuando cruza el Puente de Bifrost…”

No me preocupé en ese momento de los premios. Son suculentos, pero son lo de menos. Yo concurso para batirme en competición con plumas más experimentadas que la mía. Así, el año que pase a la final, sabré que escribo mejor. O que soy más cursi o comercial, depende de qué jurado.
Fui el único chico en pasar. Al otro Chico no le vi más.

Lo duro de la Segunda Ronda es que con un pie de comienzo puedes terminar el cuento como tú quieras. Pero cuando tienes un pie de final, el cuento acaba como la conductora quiera.

«Oh, monstruo radiactivo, aléjate,
aléjate y te daré un COLLAR,
venga, que estoy de buen HUMOR.
¿Qué pasa cuando no pasa nada

Lo de Godzilla es un ejemplo. Más bien me salían unos cuentos de lo más dramáticos. De los que jamás escribiría por mi cuenta. Es por esto que jamás me arrepiento de venir, estos concursos te empujan más allá de tus límites. Pero mi segundo microrrelato no dio suficiente emoción. No llegué a la Ronda Final. ¡Gloria sí!

Esta foto está en el blog porque también salgo yo.

Esta foto está en el blog porque también salgo yo.

No llegó a tercera como el año segundo, pero al menos su cuento se entendía a la primera. El de la ganadora era de esos que para entenderlos debes leerlo impreso; si te lo leen en voz alta te pierdes. Se me ocurre que, si puede la organización contar con cuentacuentos como los del otro descanso de este año, ¿por qué no leen ellos los relatos finalistas con su maestría en la declamación?

Esperamos regresar el año que viene. A volver a pasar a la Segunda Ronda los dos. Más que nada… ¡a divertirse!

Los dedos no marcan el signo de la Victoria, sino de que llegué a la ronda 2 :p

No son uves, son doses.

El Hillip – 01

Primer capítulo de mi nueva miniserie.

 

Este proyecto nació hace casi diez años, pero ha cambiado tanto de planteamiento que podríamos decir que sólo dos.

En principio estaría grabada en vídeo, con unos amigos, barbas, y campo. Pero en tiempo de estudios había que estudiar, y en vacaciones me quedaba solo. Ya entonces quedó inventado un chiste del tercio final, que espero poder plasmar bien y de forma divertida.

La cosa se canceló, y pasó el tiempo.

Hace un par de años aprendí unas nociones de animación con Flash y el gusanillo de adaptar “El Hobbit” volvió. Aún no cuajaba la cosa, pero la idea estaba, la estructura se iba formando en mi imaginación. Y aunque no dibujaba una sola línea, tampoco descartaba el proyecto. Entonces llegaron las películas de Peter Jackson. Y me dije: “Víctor, como veas esa trilogía se te va a borrar tu visión de El Hobbit. Si vas a parodiar la novela, hazlo cuanto antes. Y así además podrás comparar tu versión con más ojo experto.” Seguía teniendo problemas de diverso tipo, pero no podía darme por vencido sin al menos intentarlo. Durante el pasado diciembre le preparé a mi novia una breve canción animada, Veinteañona, y, en pocas palabras, decidí usar tres programas en vez de dos. Este atajo de vago me hizo ver que no necesitaba tardar mil años en una pieza audiovisual que de todos modos siempre tendría otros fallos.

Un dibujo. Otro. Luego otro. ¡Acuarelas! No las tocaba desde hacía años (y se nota). A los dos meses ya tenía todas las piezas. Tenía elegido a un prota desde hacía dos años, pero ya no le era posible hacerse cargo. Los colegas de doblaje me fueron haciendo pruebas hasta dar con algo satisfactorio. No sé qué fue más complicado, si hacer malabares con el reparto o la edición de los dibujos.

El inicio de la materialización de este proyecto se me ha solapado con los coletazos finales de mi primera serie paródica (de doblaje): “Bragon Dall UF“.