—Me quiere.
—¡Aah! ¿Qué haces?
—No me quiere.
—¡No, seguro que no, bestiajo!
—Me quiere.
—¡Decídete, psicópata!
—No me quiere.
—¡Yo tampoco!
—¿Me quiere?
—Bueno… ¡a lo mejor es posible si ella es imbécil!
—¿No me quiere?
—¡Me extrañaría que lo hiciera, descuartizando pétalos sin ton ni son!
—Me quiere.
—¡Vale, de acuerdo! ¡Sí te quiere!
—No me quiere.
—Y vuelta la burra al trigo.
—¡Me quiere! ¡Bieeen!
—La venganza caerá sobre los hijos de tus hijos…

—Y así, nietecillos míos, es cómo conocimos la alergia.

——————————————————-
Escrito para el Vendaval de Microdiálogos de EscuelaDeFantasia.com.

Anuncios